Temas de Argos


LECTURAS
  • Brújula
  • Biblioteca
  • Bitácora
  • Visión Holística
destellos_png_1_by_selalexsel-d5evk8xm



Suscríbete

Simbología de las eras astrológicas

Para relacionar la influencia del signo de cada era astrológica con el contexto y las situaciones sociales de la época social que rige, es interesante destacar algún hecho histórico significativo que caracterizó eras anteriores. Por ejemplo, durante la Era de Géminis (6300- 4200 a.C), signo regente de la comunicación y la palabra, el hombre creó los primeros sistemas de escritura.

 

En la Era de Tauro (4200-2100 a.C.), signo de tierra, regente de la estabilidad y la fecundidad, aparecieron los primeros pueblos agricultores y pastores, y las comunidades sedentarias.  Allí, el Toro fue el símbolo. Los pueblos antiguos le rindieron honores: en Persia adoraban al Toro Nitra, en Creta al Minotauro, en Egipto al Buey Apis, en la India reverenciaban a la Vaca Sagrada, en Asiría rendían culto al Toro Alado con cabeza humana.

 En las postrimerías de Tauro, Jacob engaña a su padre moribundo, Abraham, con sangre de cordero, animal que fue utilizado más tarde en Egipto por Moisés (descendiente de Jacob), dando inicio a la Era de Aries mediante una Ley Ritual basada en sacrificios de carneros y corderos, símbolo del signo zodiacal de Aries. 

 

De Piscis a Acuario


Concluida Aries, se inicia Piscis, a partir del nacimiento del Gran Mesías, Jesús. Piscis es un signo relacionado con la energía inconsciente y el misticismo, y la era de Piscis corresponde al cristianismo, antiguamente representado con el símbolo de los peces; y al descubrimiento de la ciencia que estudia el terreno inconsciente: la psicología. 

Los astrólogos de la época o magos de oriente, escrutando la bóveda celeste, observaron la gran conjunción de los diversos planetas reunidos como una gran estrella en la Constelación de Piscis, y de ahí dedujeron que nacería un nuevo guía para la humanidad: El Cristo. 

El Salvador del mundo llamó a pescadores para su Ministerio, al pueblo le dio de comer pan y peces, las iniciales de las palabras de su nombre y de su misión forman un anagrama que en griego significa pez, signo de Piscis, usado como símbolo en las vestiduras sagradas de algunos templos.


El ciclo de Piscis ha estado marcado por el dualismo con­ceptual: espiritualismo y el materialismo, lucha entre las ideologías contrarias, la Iglesia y el Estado en guerra, la Ciencia y la Religión en conflicto.

“En Piscis el ser humano se caracteriza por no saber manejar sus aguas seminales. Sólo hombres excepcionales han seguido las huellas de El Cristo transformándose en cristificados”.

En el siguiente signo de Acuario el símbolo es un hombre con un cántaro de agua, manejando sabiamente las aguas a voluntad y con sabiduría: emblema de unión sexual del hombre en castidad científica, fusión de la religión y la ciencia. Se piensa que en la Era de Acuario el hombre que valerosamente decida tomar el Camino de la Cristificación, sabrá convertirse en superhombre.

Acuario indica el comienzo de un cambio en la conciencia del ser humano, que ya está empezando a notarse y va asociado al surgimiento de nuevos paradigmas, no exentos de provocar dificultades y trastornos, debido a que las eras afectan principalmente la forma de pensar y los valores morales de la humanidad.

De acuerdo a ello, la influencia de Acuario estaría ya presente en aspectos como el desarrollo individual, social, cultural, científico y tecnológico y en la globalización acaecida durante el siglo XX.

Entender los nuevos paradigmas en marcha implica ver a Acuario en sus dos extremos. Por un lado el signo se asocia con sentimientos de humanidad, fraternidad, altruismo y desinterés. Pero Acuario a la vez es individualista, cambiante y pragmático, tal como se observa en la conducta de gran parte de nuestra sociedad, interesada por el dominio económico y el avance tecnológico.

Se dice que la Nueva Era traerá un hermanamiento universal arraigado en la razón, donde será posible solucionar los problemas sociales de una forma justa y equitativa, con mayores oportunidades para la mejora intelectual y espiritual.

Acuario es un signo científico e intelectual y el planeta que lo rige, Urano, está asociado con el conocimiento y la razón, con las percepciones directas del corazón y la mente, con la creatividad y con la tecnología.

Si Piscis simboliza el sacrificio, Acuario representa la libertad e independencia, pero la libertad también requiere sacrificios y renuncias. Por ello, este cambio de modelo de vida también podrá parecer caótico, inestable e inservible.

En estas asociaciones coinciden todos los estudiosos de las tendencias acuarianas. Según algunos místicos cristianos, la proximidad de la Edad de Acuario traerá a la mayoría de seres humanos la verdadera sabiduría, la verdadera forma de vida y el conocimiento de las más profundas enseñanzas cristianas de las cuales Jesús habló en Mateo 13,11 y Lucas 8,10.

La astrología oriental asocia la Era de Piscis con el yin (espiritualidad e intuición), en tanto Acuario representa el yang, poniendo énfasis en la racionalidad y la alta tecnología.

Incluso, en la cultura popular, la expresión “Era de Acuario” se asoció al movimiento hippie de los años 60 y 70, que promovía un profundo cambio de valores, aunado a un enfrentamiento anárquico con todo lo tradicional.

 

Las eras y el calendario

Jesús influyó en la humanidad desde el año Cero, época de su nacimiento. Si tomamos como punto de partida para esa nueva etapa de la historia de la humanidad el nacimiento del Cristo, que fue el eje del cambio, a la vez es el inicio de los dos mil años en que tendría vigencia la influencia del signo de Piscis.

Cuando nació Jesús nuestro planeta comenzaba a transitar frente a la constelación de Piscis, es decir que en su viaje sideral terminó su paso por Aries. Nuestro calendario actual toma como principio el nacimiento de Jesús, así como el inicio del tránsito por Piscis. Si vamos hacia atrás se datan las fechas como menos cero, antes de Cristo (ej. 1 a 2000 a.C., durante la vigencia de Aries), y mucho antes, cuando se estaba en el signo de Tauro (los egipcios) sería 4000 a.C., y así sucesivamente.

Ahora, estamos en el período de alumbramiento de Acuario, en el que está naciendo el Hombre Nuevo. Todavía sentimos las influencias de las vibraciones de Piscis, que se mezclan con las de Acuario, debemos entender que las constelaciones no son compartimentos estancos, que no es como una puerta, que esto está afuera y esto está adentro, sino que son como dos sonidos, cada uno tiene su propia frecuencia vibratoria y en un momento se confunden, pero que alejándose uno del otro, cada cual va tomando su plena vigencia.

 

Texto e  Investigación: Glenda González

 

Acerca de la autora:

Pensamientos de luz
  • causa y efectoLas expresiones negativas que perturban la creación se reciclan por medio de la ley de causa y efecto, acción y reacción, hasta que la conciencia se equilibre mediante la aceptación y el entendimiento.

    John Roger

    - #