Temas de Argos




Meditación del perdón

Cuando te sientes mal con alguien, se establece de inmediato una relación negativa con el otro. Si deseas liberarte de esa persona, haz el ejercicio del perdón cuantas veces sea necesario.

Es importante aclarar que no debes forzar la situación. Haz el ejercicio cuando sientas que estás en paz contigo mismo y que tienes el deseo genuino de obtener esa liberación.

Un gran hábito para comenzar a cultivar el perdón es hacer una pausa cada vez que tienes dificultades para la liberación de un trastorno de la mente. Mira directamente y en detalle en el contenido de tus pensamientos. ¿Qué es lo que sientes? ¿Rabia, dolor, frustración? Para que sea más eficaz anota en un papel lo que se te pase por la cabeza, esto te ayudará obtener más claridad. Date tiempo para perdonar, no tiene por qué ser instantáneo, pero es necesario para la felicidad y la paz interior.

Pasos para el perdón:

1.- LIBERAR: En tus pensamientos expresa tus emociones. Entra en meditación y comienza a expresar tus pensamientos y sentimientos sobre la persona a la que vas a perdonar. Házle saber lo mucho que te lastima y lo molesto que estás con sus acciones.

Si estás tan enojado que quieres pegarle, drena esa energía en tu imaginación. Dentro de tu imaginación expresa tus emociones contenidas, míralas flotar frente a ti. Respira profundamente y lleva esa energía fuera de tu campo aurico, envuélvela en color violeta y explótala lo más lejos que pueda. Repítelo las veces que sea necesario.

NOTA: La intención es liberar los sentimientos en torno a esta persona y finalmente perdonarlos. Ahí es donde se destina toda la energía.

2.- PERDONAR: Con los ojos todavía cerrados, siente una luz que baja encima de ti. Se trata de una luz curativa que te rodea y crea un ambiente seguro para el perdón. Visualiza a la persona que deseas perdonar, y métela dentro de esa luz.

Mentalmente expresa: “yo te perdono por herirme/ decepcionarme… de esta manera. Mentalmente refirma que le perdonas. A continuación pónlo en libertad, sacándolo de la luz.

Cuando finalmente comprendes que puedes generar la curación del perdón, por decisión propia, te darás cuenta que nunca lo ibas a conseguir hasta que no asumieras la plena responsabilidad en todas las facetas de tu vida y tus relaciones con los demás. Cuando dejes de buscar el amor, la seguridad y la paz fuera de ti mismo y la descubras dentro de ti, verás cómo todas finalmente serán puestas en libertad.

MEDITACIÓN DEL PERDÓN:

Visualiza una luz que viene de tu Yo Superior y que desciende hasta tu corazón y centra tu atención en tu centro.Imagina el brillo del sol del mediodía y transfiere esa imagen al centro de tu pecho,donde se localiza el chacra del corazón.

Visualiza ahora millares de rayos de sol que disuelven las amarguras,las rabias,las tristezas y angustias. Cuando te sientas ligero/a y en paz, emite a su vez esos rayos de sol que salen de tu corazón hacia todo el universo,y repites varias veces:

La luz y la energía del sol invaden mi cuerpo,a la vez que me dan la oportunidad de ayudar a otras personas: Mi corazón podrá transmitir la energía del sol para curar,perdonar e iluminar a otras personas.

Después de haberte purificado con la energía del sol, cierra los ojos e imagínate que frente a ti está la persona a quien guardas resentimiento y le dices mentalmente todo lo que desees. No elijas las palabras,sino solo expresa tus sentimientos más profundos.

Después cambia de lugar con esa persona y escucha lo que ella tiene que decir. Tal vez ella sienta enojo y coraje.

Escucha con atención y le dices mentalmente:

Yo te perdono y tu me perdonas, pues tu y yo somos uno solo delante de Dios.

Si sientes culpa respecto a algún comportamiento del pasado o por haber perjudicado a alguien,realiza el auto perdón:  Yo me perdono y me amo…!Perdono todo y a todos! Me reconcilio conmigo mismo y con toda la humanidad.

Parece simple y fácil, pero no basta con hacer ejercicio del perdón solo racionalmente, sino que  debes procurar sentir que esa persona no te molesta más.

Repite la meditación tanto como lo necesites. Puedes apoyarte con el siguiente audio

Acerca de la autora: Glenda González

Periodista, Master en Acupuntura y Terapeuta Holística. Investigadora, escritora -y practicante- en temas de autoayuda y espiritualidad.

Pensamientos de luz
  • causa y efectoLas expresiones negativas que perturban la creación se reciclan por medio de la ley de causa y efecto, acción y reacción, hasta que la conciencia se equilibre mediante la aceptación y el entendimiento.

    John Roger

    - #
destellos_png_1_by_selalexsel-d5evk8xm