Temas de Argos


LECTURAS
  • Brújula
  • Biblioteca
  • Bitácora
  • Visión Holística
destellos_png_1_by_selalexsel-d5evk8xm



Suscríbete

Ejercicio para identificar emociones

  • Busca un lugar donde estés seguro que nadie te va a molestar.
  • Quítate los zapatos y aflójate la ropa.
  • Siéntate en una silla cómoda con la espalada apoyada, o túmbate si estás seguro que no te dormirás.
  • Activa un cronómetro con el tiempo del ejercicio prefijado para no tener que estar mirando el reloj (utiliza el tiempo progresivo: empieza con 10 minutos, luego 20, hasta llegar a 40 minutos).
  • Puedes poner música para acompañar el ejercicio ya que ésta puede ayudar a activar y evocar emociones.
  • No hagas el ejercicio antes de dormir, ya que es fundamental que pases de la concentración interior a la exterior propia de las actividades diurnas.
  • Empieza tensando, apretando, y luego aflojando cada parte del cuerpo, desde la cabeza a los dedos de los pies y desde éstos a la cabeza. Aprieta contando de 5 a 7 antes de aflojar. Puedes ver la explicación más detallada del ejercicio de tensión-relajación en los métodos y técnicas de relajación.
  • Vacía tu mente de pensamientos y distracciones. Para ello práctica respiraciones lentas y profundas. Puedes ayudarte de alguno de los ejercicios de respiración descritos en métodos y técnicas de relajación.
  • A medida que la respiración se vaya haciendo más profunda experimentarás un aumento en la intensidad de los sentimientos que puedes frenar acortando la respiración, o quedándote dormido o preocupándote con pensamientos críticos o de otro tipo. Estate atento para que esto no ocurra.
  • Explora lentamente tu cuerpo para descubrir la parte de tu cuerpo donde experimentas el sentimiento más intenso. Concéntrate en esa zona y dirige la atención hacia su centro. Te puedes ayudar imaginarte que la zona es como un globo que se infla a cada respiración, o como una piscina en la que vas a bucear cada vez más profundo. Lo más importante es poder percibir con claridad las sensaciones físicas y los sentimientos asociados de miedo, rabia, pena o cualquier otra emoción incluida la de “no sentir nada” con la sensación que esto te crea. Te puedes ayudar repitiéndote “me permito sentir” sin forzar el proceso.
  • Puedes empezar con un sentimiento y observar como éste se va transformando en otro o va desapareciendo a la vez que las sensaciones físicas se van trasladando a otro lugar del cuerpo. Es posible que tengas una gran variedad de sentimientos o emociones pero quédate sólo con el más intenso.
  • Quédate 20 o 30 minutos, o todo el tiempo que puedas con la sensación más intensa. Si tienes dificultad en evocar sentimientos y sensaciones puedes suscitarlos evocando imaginariamente alguna situación que te haya afectad emocionalmente.
  • Imagínala claramente en tu mente esta situación (puedes ver técnicas de visualización en los métodos y técnicas de relajación). Pero lleva tu atención a las SENSACIONES FÍSICAS que experimentas, ¡NO TE QUEDES EN LA CABEZA!.
  • Aunque estés viviendo los sentimientos intensamente no superes el tiempo fijado para el ejercicio, reorienta la concentración al mundo externo, has entrado en los sentimientos no para quedarse con ellos. sino para poder salir de ellos.
  • Cuando concluyas el ejercicio ponte de pie, abre los ojos y estírate, patea con los pies el suelo, camina y si es menester échate agua en la cara para despejarte. Aunque dirijas tu atención al mundo exterior, conservarás parte de la consciencia de los sentimientos que acabas de evocar. Deja que las sensaciones permanezcan en tu cuerpo.
  • Práctica este ejercicio diariamente por unos 28 días para ir conociendo y dominando tus emociones.

 

fuente: www.superarladepresion.com

Acerca de la autora: Glenda González

Periodista, Master en Acupuntura y Terapeuta Holística. Investigadora, escritora -y practicante- en temas de autoayuda y espiritualidad.

Pensamientos de luz
  • causa y efectoLas expresiones negativas que perturban la creación se reciclan por medio de la ley de causa y efecto, acción y reacción, hasta que la conciencia se equilibre mediante la aceptación y el entendimiento.

    John Roger

    - #