Temas de Argos


LECTURAS
  • Brújula
  • Biblioteca
  • Bitácora
  • Visión Holística
destellos_png_1_by_selalexsel-d5evk8xm



Suscríbete

Meditación con la luz para sanar

La visualización de ‘La luz’ sirve para favorecer la sanación del organismo, focalizándose en las partes doloridas, con el fin de diluir cualquier molestia.

“Imaginas un luz que se encuentra por encima de ti. Puede ser un rayo de luz solar o de luna, un punto de luz o cualquier otra fuente de luz que a ti te apetezca. La luz puede ser del color que te apetezca: blanca, amarillenta, dorada, violeta, plateada…, según tu preferencia. Se trata de una luz cálida y agradable, que penetra dentro de tu cuerpo a través de la coronilla de tu cabeza. Poco a poco, se va extendiendo por todo tu cuerpo, penetrando en cada una de tus células.

La luz tiene propiedades altamente curativas. Tranquiliza, nutre, consuela y da vitalidad. Nos da todo lo que necesitamos. Notas como la luz pasa por tu frente, por tus párpados, tus mejillas, tu boca y tu
lengua, tu nariz, tus orejas… Por donde pasa la luz, todos los músculos se van relajando y cada parte de tu cuerpo se relaja con el calor que emana y hace que todos los procesos que se llevan a cabo en tu organismo puedan realizarse de forma óptima.

Notas como la luz acaricia tus hombros, tus brazos, tus manos y cada uno de tus dedos, cada vértebra de tu columna, las costillas, el pecho, el abdomen, la pelvis, los genitales… La luz también atraviesa los órganos internos de tu cuerpo. Los pulmones, el corazón, el hígado, los riñones… todo queda impregnado por las propiedades sanadoras de la luz… Sientes ahora la luz descendiendo por tus piernas, desde los glúteos hasta las puntas de los dedos de tus pies…

Una vez la luz a pasado por todas las partes y órganos de tu cuerpo, ésta sale por las puntas de los dedos de los pies, para volver a entrar de nuevo por la coronilla, dibujando un circulo luminoso a tu alrededor.

Esta vez, la luz avanza más lentamente, deteniéndose en aquellos puntos en los que detectas alguna tensión o malestar. Pones toda tu atención en la molestia que sientes y en cómo la luz desprende
calor, vibra… en esa parte. Ello disuelve todo dolor…

Si la molestia persiste, dale una forma, una consistencia, un color, un olor… Quizás sea una esfera de color morado, una dura espina… Crea en tu mente la imagen que más te convenza. Y observas cómo la luz hace que la molestia se torne blanda, translúcida, con menor densidad e intensidad… Y la luz pasa una y otra vez hasta que logra diluir el trastorno, el dolor o la molestia, desapareciendo totalmente.

Aquello a lo que habíamos dado una forma, ya es inexistente, se ha hecho invisible… Y sigues bañando tu cuerpo con esta luz que todo lo cura, buscando todos los puntos en los que quieres favorecer una mejora. La luz pasa una y otra vez hasta que no quede ni el recuerdo del dolor, mientras te encuentra dentro de la luz… Mantienes esta sensación de bienestar, de tranquilidad, de sentirte protegido/a por la luz. Y la disfrutas.

Finalmente, observas como, poco a poco, la luz palidece y desaparece por el lugar de donde procede, pero  no sin que antes le hayamos dado las gracias y haberle asegurado que haremos uso de sus propiedades siempre que las necesitemos…”

Acerca de la autora: Glenda González

Periodista, Master en Acupuntura y Terapeuta Holística. Investigadora, escritora -y practicante- en temas de autoayuda y espiritualidad.

Pensamientos de luz
  • causa y efectoLas expresiones negativas que perturban la creación se reciclan por medio de la ley de causa y efecto, acción y reacción, hasta que la conciencia se equilibre mediante la aceptación y el entendimiento.

    John Roger

    - #